Mapuche-Warriache e Identidad Étnica Organizacional: Una Mirada Teórica

  Bajar artículo

El presente trabajo contempla la presentación de una propuesta de investigación, actualmente en desarrollo, que aborda un tema que ha sido desatendido en gran medida por las ciencias sociales en general: el estudio de las asociaciones indígenas urbanas y la configuración identitaria dentro de los márgenes organizacionales. A pesar de los avances generados por la comunidad sociopolítica a través de los estudios organizacionales desde principios de la década de 1900, la investigación de los indígenas urbanos y las organizaciones creadas en torno a su identidad étnica rara vez se han discutido en el mundo académico. Esto es particularmente cierto para el que constituye el principal enfoque de este trabajo: las asociaciones mapuche urbanas en Santiago de Chile.

La población mapuche urbana, que actualmente representa aproximadamente el 64% de la población total mapuche del país, se asume generalmente como parte constitutiva de los estratos socioeconómicos más bajos de la sociedad (Censo, 2002), sufriendo de una invisibilidad en las grandes ciudades (Bello, 2002; Imilan, 2009). El indigenismo genuino se encuentra aun ampliamente asociado con el territorio ancestral mapuche en las zonas rurales de la octava y novena región de Chile (Bello, 2002). En este sentido, el contexto rural ha monopolizado la mayor parte del interés académico, asumiéndolo como el escenario en que se desarrolla una supuesta cultura indígena pura. En consecuencia, esta situación ha llevado al interés académico y gubernamental por un único y tradicional camino, afectando al diseño e implementación de políticas dirigidas a la población indígena urbana.

Centrándose en la realidad de los mapuche urbanos, este trabajo ofrecerá una propuesta de investigación cualitativa que apunte a superar el profundo vacío teórico existente con respecto a la configuración de la identidad étnica mapuche dentro de sus asociaciones urbanas en un medio no tradicional como lo es la ciudad. En este sentido y a través de la exposición de una discusión teórica amplia, la exposición de una perspectiva histórica general, la presentación de preguntas de investigación y la correspondiente metodología, se buscará identificar los principales desafíos que deben ser enfrentados con el fin de poder avanzar hacia una mejor comprensión del mundo indígena urbano.

Organización Mapuche Rural y Migración a la Ciudad: Una Mirada Histórica

Los mapuche son el principal grupo indígena en Chile, representando el 87% del total de la población indígena del país o, en otras palabras, 604.349 personas (Censo, 2002). La literatura socio-antropológica nos muestra que la historia de los mapuche ha estado marcada por las constantes transformaciones que les han sido impuestas por su entorno social y político, enfrentando estos retos con gran capacidad de resiliencia. Aunque el lenguaje, las costumbres y las tradiciones han sido elementos relativamente constantes a lo largo de los siglos; las estructuras económicas, sociales y políticas han experimentado profundos cambios. Diversos trabajos académicos destacan dos acontecimientos históricos principales que han llevado a un cambio en los mecanismos de organización ancestrales seguidos por el pueblo mapuche rural: (1) el estado de guerra en contra de los conquistadores españoles y más tarde contra el Estado de Chile y (2) la derrota militar definitiva que conllevó la transferencia a las reducciones.

La estructura social, económica y política mapuche, se vio fuertemente influenciada por la llegada de los españoles, hecho que puso en jaque los mecanismos de organización tradicional existentes en la época, basados sobre la familia extendida. La creciente influencia española condujo a una transformación en la organización básica familiar ancestral entre los mapuche rurales, creando relaciones más complejas de estratificación y subordinación. El estado de guerra permanente en contra del winka o no indígena transformó los sistemas de alianzas esporádicas existentes entre diferentes familias en relaciones permanentes. El matrimonio comenzó a ser concebido a su vez como una herramienta política y militar para formar coaliciones entre los grandes grupos que ocupaban extensas áreas (Course, 2011).

Como es ampliamente sabido, las consecutivas luchas contra los españoles y luego contra el joven Estado chileno no sólo acarreó un cambio estructural natural en materia sociopolítica, sino también involucró una pérdida sustancial del territorio ancestral quedando éste reducido a cerca del 5% (Crow, 2013). De esta manera, la derrota definitiva en 1881 significó la anexión violenta del territorio mapuche, quedando relegados a las llamadas reducciones bajo una escritura o título de merced.

Dado este escenario adverso, los mapuche rurales se refugiaron en su nuevo núcleo de organización social, la comunidad o “neo-reducción”. Así, las comunidades sirven como centros de preservación y reproducción cultural, así como de desarrollo colectivo de rituales y festividades que se celebran como un medio de reafirmar su identidad frente a la influencia winka. Esta reafirmación se transformó rápidamente en una resistencia cultural a las presiones constantes de la sociedad chilena del siglo XX. Por lo tanto, la comunidad se convirtió en el espacio social y territorial fundamental donde se desarrollaría la vida rural económica y ceremonial colectiva.

A pesar de esta protección cultural, los niveles de integración con el resto de la sociedad chilena, basados en una política estatal de asimilación, fueron creciendo. Así, el siglo XX fue testigo de una nueva generación de individuos mapuche rurales mucho más integrada en la sociedad chilena. Esta generación luchó a través de los marcos jurídico-institucionales establecidos por el Estado para garantizar la restitución del territorio robado y el reconocimiento de los derechos de las minorías. Así, un número de organizaciones con un sello rural comenzó a florecer, especialmente aquellas de carácter cultural y mutual. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos realizados para organizar la resistencia en los territorios ancestrales, la pobreza generada en las comunidades por la escasez de tierras aptas para la producción, la falta de incentivos económicos existentes en las zonas rurales, la creciente población mapuche y las presiones políticas estatales impuestas a las comunidades, llevó a una parte de la población rural mapuche a migrar a zonas urbanas principalmente durante la segunda mitad del siglo XX (Bengoa, 2000; Gavilán, 2006; Valdés, 2003; Crow, 2013).

En este sentido, la Región Metropolitana de Santiago (RM), que se ha destacado por su proceso de urbanización, ha generado opciones de empleo para puestos de baja y mediana cualificación y, por tanto, ha atraído a un gran número de migrantes. Las mujeres mapuche rurales jóvenes, fueron especialmente atraídas a la capital con el fin de trabajar en el sector del servicio doméstico (Course 2011; Curin, 2011). Esto ha convertido a la Región Metropolitana en la segunda región receptora de migrantes mapuche, justo detrás de la región de la Araucanía, considerada por los mismos mapuche como parte de su territorio ancestral.

Mapuche Urbanos en Santiago: Una Caracterización

A pesar del incremento cuantitativo y creciente importancia de los indígenas urbanos en
todo el mundo, ellos todavía constituyen uno de los grupos sociales menos estudiados en las sociedades contemporáneas, especialmente desde una perspectiva socio-política (Cardenal, 2006; Imilan y Álvarez, 2008). A pesar de esta tendencia, para el caso chileno es posible identificar algunos pocos estudios que han abordado a esta población, especialmente desde el año 2008 con la publicación del documento gubernamental “Re-conocer: Pacto Social por la Multiculturalidad” y la ratificación ese mismo año del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En primer lugar y antes de continuar con esta propuesta, es importante especificar lo que entendemos por mapuche urbanos. En este estudio entenderemos por mapuche urbanos aquellos individuos auto-identificados con el pueblo indígena mapuche que habiendo emigrado desde zonas rurales especialmente del sur de Chile por diversas razones, destacándose la precariedad económica, han buscado nuevos horizontes y se han asentado en la capital de Chile. Por mapuche urbano también se entenderán aquellos descendientes de los primeros migrantes, quienes habiendo nacido en Santiago siguen auto-identificándose como mapuche.

De acuerdo con el último censo válido en Chile (2002) y la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN, 2011), el 95% de la población indígena que vive en Santiago corresponde a mapuche. Los auto-identificados como individuos mapuche equivalen al 4% de la población total de la región (de los cuales el 46,7% corresponde a la primera generación de migrantes), en una ciudad de un poco más de 7 millones de habitantes. A primera vista, esta cifra puede parecer baja a nivel global, pero hay que señalar que el porcentaje aumenta considerablemente cuando se considera la concentración de mapuche en un nivel micromunicipal. Junto con ello, es relevante recordar que algunas municipalidades han realizado de forma más reciente sus propios catastros de población indígena indicando cifras mucho más altas. Cabe mencionar además que Santiago representa un importante destino de migración rural-urbana, concentrando una de las cifras más altas de presencia mapuche urbana en el país (Censo, 2002; CASEN, 2011; De la Maza y Marimán, 2013; Thiers, 2013, 2014).

Otro tema relevante con respecto a la población mapuche urbana son las cifras de pobreza. La pobreza de la población indígena urbana en la capital aún muestra cifras negativas en comparación con la población no indígena, donde el 14,2% de los indígenas urbanos se consideran pobres en comparación con el 11,3% de las personas no indígenas que viven en Santiago, datos que se pueden tomar como estadísticamente significativos (CASEN, 2011; Thiers, 2013). Esta situación también se refleja en la distribución espacial de los mapuche urbanos en áreas socio-económicamente desfavorecidas de la capital (Imilan, 2009; Thiers, 2013), una condición que, a su vez, refleja un país con conciencia de clase muy dividida.

Existen tres razones principales que ayudan a explicar la falta de atención política y social dada a esta realidad urbana. Por un lado, a pesar de ser numéricamente inferiores, las organizaciones ubicadas en el territorio mapuche ancestral, es decir, principalmente en las regiones del Bíobío y de la Araucanía, han recibido mayor atención pública dada su lucha por la reivindicación de tierras, lo cual se traduce en una mayor influencia política en el contexto indígena global. Junto con esto, el proceso de migración es considerado por los mapuche rurales como una úlcera de su cultura tradicional. Es así como mapuche rurales más fundamentalistas suelen utilizar el término peyorativo ‘awinkado’ para referirse a los mapuche que viven en la ciudad (Durston, 2013). Por otra parte, el Estado ha visto históricamente la situación indígena como eminentemente rural, dejando pocos espacios para hacer frente a la situación urbana. Esto se ha visto reflejado en la práctica en una concepción política ruralista, existiendo una carencia de política pública urbana actualizada al contexto actual (Bello, 2002; Imilan 2009). En este sentido, las asociaciones mapuche urbanas han ayudado a hacer de la situación indígena urbana un tema más destacado y distinguible del foco todavía predominantemente rural en la visión no sólo de las autoridades públicas, sino también para un porcentaje importante de la misma población mapuche.

La aprobación de la Ley Indígena en 1993 contribuyó al resurgimiento de las organizaciones indígenas desde el semi-secreto en que se encontraban durante la dictadura de Pinochet. El carácter de esta principal norma nacional en materia indígena es eminentemente rural, fundando la realidad indígena en relación con la tierra y el territorio, excluyendo así la realidad urbana. Esta situación ha hecho que la política pública indígena se haya centrado en el desarrollo territorial rural (es decir, la adquisición de nuevas tierras y el desarrollo económico rural), y no en propiciar una participación cultural y socio-política que habría dado lugar a un mejor equilibrio entre la realidad mapuche rural y urbana (Bello, 2002). Sin embargo, la Ley Indígena da reconocimiento legal a organizaciones rurales y urbanas siempre y cuando se cumpla con los pasos formales estipulados en la Ley y registrando a su vez oficialmente a la asociación con la institución pública responsable de las cuestiones indígenas en el plano nacional, la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI).

De esta manera y para el contexto urbano, la Ley Indígena considera la posibilidad de registrar una asociación indígena entendida como aquella “agrupación voluntaria y funcional integrada por, a lo menos, veinticinco indígenas que se constituyen en función de algún interés y objetivo común” (Artículo 36); “La asociación indígena urbana será una instancia de organización social, desarrollo cultural, apoyo y mutua protección y ayuda entre los indígenas urbanos” (Artículo 76). Esto no excluye la formación de comunidades y asociaciones al margen de la ley, pero éstas no recibirán reconocimiento legal. Los principales impactos de no formar parte del registro de asociaciones de CONADI no sólo tienen que ver con perder opciones de financiamiento, sino también de no poder participar en mecanismos de consulta previa de acuerdo al Convenio 169 de la OIT; es decir, en aquellas consultas sobre políticas que puedan tener algún efecto directo sobre sus vidas.

El número de asociaciones mapuche urbanas en Santiago efectivamente registradas en CONADI es de 190 asociaciones para el año 2015. Esta cifra es baja y ha seguido patrones similares a aquellas de la población no indígena (Imilan y Álvarez, 2008). A pesar de esta situación, desde una perspectiva histórica se ha producido un fuerte incremento en el número y diversidad de las asociaciones, desde 19 en 1999 a 190 asociaciones quince años más tarde (CONADI, 2015; Millaleo, 2006; Imilan, 2009). En consecuencia, mientras que el número de individuos organizados formalmente sigue siendo bajo a nivel de población macro-urbana, el número de asociados mapuche está aumentando cada año. Cabe recordar además de que estas cifras no incluyen aquellas asociaciones registradas directamente con las oficinas de asuntos indígenas de algunas municipalidades que cuentan con dicha figura institucional y aquellas asociaciones que han optado por mantenerse al margen de cualquier tipo de reconocimiento por algún tipo de institución del aparato público nacional.

Por lo tanto, la creación y desarrollo de asociaciones mapuche urbanas fundadas en base a la identidad étnica indígena común de sus miembros, y facilitado aunque de forma básica por los fondos de CONADI y cierto apoyo brindado por los municipios, es un proceso claramente activo y en constante desarrollo en Santiago.

Propuesta de Investigación

Durante las dos últimas décadas, mapuche viviendo en Santiago han creado y desarrollado organizaciones legalmente reconocidas fundadas en base a su auto-identificación compartida como miembros de pueblos originarios. Centrándose en asociaciones mapuche urbanas, este trabajo pretende ofrecer una propuesta de investigación que busque estudiar el proceso de configuración de la identidad étnica en las asociaciones urbanas y el papel que el medio urbano ha desempeñado en este proceso. Es decir, la interacción entre el medio urbano no indígena y los elementos tradicionales indígenas con respecto a la configuración y desarrollo de una supuesta nueva identidad étnica mapuche dentro de los márgenes de las organizaciones creadas en la ciudad.

De esta manera, el concepto de identidad basada en la etnicidad indígena, o en este caso en particular, en la identidad mapuche, es crucial para el entendimiento de la formación de organizaciones indígenas urbanas dado a que la identidad étnica es un agente tanto aglutinante, así como una consecuencia de la interacción social dentro de las mismas asociaciones (Hunt y Benford, 2004; Olzak, 2004). En este sentido, la identidad étnica nos ayuda a entender tanto la formación de organizaciones mapuche en la ciudad así como el desarrollo de la ‘mapuchicidad’ como un producto de las interacciones dentro de estas asociaciones urbanas.

Así, la migración desde los asentamientos tradicionales rurales y el consecuente establecimiento en la ciudad conlleva algo más que una movilización espacial desde un territorio ancestral a un nuevo entorno. Este proceso acarrea una compleja reconfiguración de la identidad étnica la cual se encuentra profundamente ligada al territorio ancestral, involucrando en ello el desarrollo de nuevas interacciones sociales en un entorno citadino plural y heterogéneo circunscrito a su vez a un país altamente centralizado y unitario como lo es Chile. Expuestos estos puntos, podemos ahora adentrarnos para exponer, de forma general, la propuesta de investigación.

Este estudio se encuentra guiado por dos preguntas de investigación principales de las cuales se desprenderán interrogantes secundarias. Ambas preguntas se encuentran relacionadas entre sí en el contenido, pero con el acento puesto en un área diferente. Mientras que la primera tiene una importancia teórica y apunta a llenar los vacíos teóricos que se encuentran en la literatura especializada, se espera que la respuesta a la segunda pueda tener un alcance práctico y potencialmente influir en cómo las políticas indígenas se están desarrollando en la ciudad:

  • ¿Hasta qué punto es posible hablar de una nueva identidad étnica mapuche desarrollada dentro de los márgenes de las asociaciones creadas por ellos en Santiago y cómo ha impactado el medio urbano en las estructuras y procesos internos de las asociaciones mapuche urbanas?
  • ¿Qué tan efectivo ha sido el modelo formulado por el Estado durante la transición democrática en cuanto a conceder reconocimiento legal, apoyo financiero y garantizar ciertos derechos como el de la participación a las asociaciones indígenas en zonas urbanas?

Ambas preguntas de investigación implican al menos tres áreas con sus correspondientes preguntas secundarias, las cuales pretenden ofrecer una visión profunda sobre la situación organizacional de las asociaciones mapuches urbanas y del medio en el que están inmersas:

1) Identidad étnica mapuche urbana y procesos organizativos en Santiago Su objetivo es arrojar luz sobre los elementos que se han adoptado del entorno no indígena, en qué áreas organizacionales y la forma en que están influyendo en la estructura (por ejemplo liderazgo tradicional, jerarquía y división de funciones) y procesos internos (por ejemplo, cómo se establecen las decisiones y objetivos organizacionales) de las asociaciones. En otras palabras, cuán permeables han sido las fronteras de identidad étnica de los mapuche que viven en la ciudad y en qué medida esto ha contribuido a la creación y desarrollo de asociaciones mapuche urbanas.

2) Asociaciones mapuche urbanas y su relación con el entorno A través del uso de elementos de la sociología urbana, esta sección busca analizar la interacción de las asociaciones mapuche urbanas en estudio con el medio urbano en el que están inmersas. El medio se entiende en esta investigación como el contexto social no indígena directo y predominantemente mestizo en el que el mapuche urbano desarrolla sus asociaciones étnicas y en el que ocurren las interacciones con la comunidad y las instituciones no indígenas/mestizas enmarcadas por la ciudad.

3) Evaluación del sistema organizacional formal que prevalece en el país La literatura sobre asociaciones mapuche urbanas revela que la razón principal por la que mapuche urbanos deciden formar organizaciones bajo el ala de la Ley Indígena se basa principalmente en factores económicos. Estos fondos, en su mayoría presentados a través de proyectos, son fundamentales para la supervivencia de las asociaciones dado a que a los mapuche, en su gran mayoría, les suele ser imposible autofinanciar sus asociaciones. El reconocimiento legal también permite a estas asociaciones participar en mecanismos de consulta sobre cuestiones que puedan tener un impacto directo sobre sus vidas como lo fue la propuesta de creación de un Ministerio de Pueblos Indígenas. Dada la importancia de las asociaciones, tanto para el desarrollo de la identidad étnica y el bienestar social de sus miembros, así como la de generar una verdadera acción socio-política de los mapuche en la ciudad, la evaluación del actual sistema de organización legal vigente y la identificación de sus principales inconvenientes son cruciales para una mejora del diseño actual.

Para lograr los propósitos antes descritos, esta investigación adoptará un enfoque de estudio de caso con una estrategia principalmente cualitativa que implicará trabajo de campo etnográfico. Esto quiere decir que los datos cualitativos primarios constituirán la piedra angular de esta investigación.

Durante el periodo de trabajo de campo estimado en ocho meses, se aplicarán dos estrategias metodológicas cualitativas a un número aproximado de 6 de las 190 asociaciones con personalidad jurídica de las que CONADI tiene conocimiento: observación participante y entrevistas semi-estructuradas en profundidad. En este sentido, el objetivo es seguir una técnica de selección intencional con base en el criterio de elección de asociaciones dedicadas a diferentes labores, ubicadas en diferentes zonas de Santiago y con diferente longevidad, a fin de tener una mejor idea de la posible variación en el comportamiento organizacional y una visión más representativa de la situación de las asociaciones mapuche urbanas en Santiago.

Observación participante: será utilizada para obtener una mirada profunda de los mecanismos de organización de las asociaciones en estudio. En este sentido, se buscará participar y observar las actividades formales e informales (por ejemplo, asambleas, reuniones deliberativas/toma de decisiones, reuniones informales y celebraciones) llevadas a cabo por las asociaciones durante el período de estudio. En este sentido, esta técnica ayudará a tener una visión más clara de, entre otros temas, las limitaciones del modelo organización indígena planteado por el Estado, jerarquías internas y relaciones subjetivas, la interacción de los elementos de identidad étnicos tradicionales con aquellos elementos no indígenas/mestizos urbanos, y los procesos de toma de decisiones y discursos formulados dentro de los límites organizacionales.

Entrevistas: la observación participante estará acompañada de entrevistas en profundidad y semi-estructuradas tanto a los líderes como miembros de las asociaciones en estudio con el fin de conocer las experiencias individuales de mapuche urbanos en cuanto a ser parte de una asociación indígena en la ciudad. Además de ello, se llevarán a cabo entrevistas semi-estructuradas en profundidad con funcionarios municipales encargados de las relaciones entre la autoridad local y la asociación indígena. Estas entrevistas proporcionarán una apreciación global de las relaciones entre las asociaciones y sus correspondientes municipalidades más allá de la percepción exclusiva de los individuos indígenas.

Usando una combinación de ambos métodos, se buscará reunir la información necesaria para abordar adecuadamente las preguntas de investigación detalladas anteriormente. De esta manera, se espera que la observación participante dé lugar a una visión más natural y fluida de las interacciones y procesos dentro de las asociaciones, mientras que las entrevistas contribuirán mediante la generación de un conocimiento en profundidad en cuanto a las diferentes opiniones e ideas de una selección de temas relevantes para esta investigación. Durante el procesamiento de los datos recibidos de ambas experiencias, también se espera poder generar observaciones útiles para la literatura actual y proporcionar a su vez nuevos hallazgos e hipótesis teóricas.

Conclusión

En base a lo presentado en este proyecto de investigación, es posible destacar el relevante rol que las asociaciones indígenas juegan en el medio urbano tanto para el mantenimiento de rasgos culturales tradicionales como para la generación de nuevos códigos desarrollados dentro de los márgenes organizacionales. Es así como los recientes procesos de conquista y creación de espacios a través del proceso de re-territorialización mapuche, principalmente expresados en la celebración de las ceremonias de nguillatun y we-tripantu en Santiago (Cheuquelaf, 2012), exponen una suerte de reconfiguración y adaptación identitaria en la ciudad, proceso que se ha relacionado con la aparición de un nuevo actor – el mapuche urbano o warriache. De esta manera, son las organizaciones las entidades que incorporan gran parte de la experiencia mapuche urbana y la praxis cultural.

Cabe señalar que los estudios que han analizado el caso de la identidad étnica en las asociaciones mapuche urbanas de Santiago, evidencian que los elementos adoptados del medio urbano impactan no sólo en el desarrollo interno y estructural de las organizaciones, sino también en el establecimiento de vínculos con el entorno, incluyendo tanto la comunidad no indígena y las autoridades locales y estatales. Este punto es de especial relevancia dado a que existe una profunda dependencia de recursos estatales y municipales, siendo ellos necesarios para el suministro material que permita un adecuado desarrollo de las organizaciones indígenas urbanas.

Finalmente es relevante mencionar que pese a algunos esfuerzos por abordar el tema de la identidad mapuche urbana, estos son escasos y no se aprecian mayores trabajos académicos en cuanto a su desarrollo dentro de los márgenes de las asociaciones en la ciudad. Es por ello que esta propuesta constituye un trabajo único al abordar temas tan relevantes para la sociedad urbana del Chile actual.

Referencias

Bello, A. (2002). Migración, Identidad y Comunidad Mapuche en Chile: entre Utopismos y Realidades. Asuntos Indígenas IWGIA, Vol. 3-4, N°2, pp. 40-47.

Bengoa, J. (2000). Historia del pueblo mapuche siglo XIX y XX. Santiago: LOM Ediciones.

Cardinal, N. (2006). The exclusive city: Identifying, measuring, and drawing attention to Aboriginal and Indigenous experiences in an urban context. Cities, Vol. 23, pp. 217-228.

Cheuquelaf, M. (2012). Espacios de Representación Mapuche: Un Caso de Re-Territorialización de la Identidad Cultural en una Comuna Periférica del Gran Santiago. Memoria para optar al Título Profesional de Geógrafa. Universidad de Chile.

Censo. (2002). Disponible en [acceso: marzo 2016]: http://www.ine.cl/cd2002/sintesiscensal.pdf.

Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI). Disponible en: http://www.conadi.gob.cl.

Course, M. (2011). Becoming Mapuche. Person and Ritual in Indigenous Chile. Board of Trustees of the University of Illinois.

Crow, J. (2013). The Mapuche in Modern Chile: A Cultural History. Gainesville: University Press of Florida.

Curin, F. (2011) ¿Cuáles son las razones estructurales de la migración campo ciudad del Pueblo Mapuche de la segunda mitad del siglo XX? Revista Rufián.

De la Maza, F. y Marimán, J. (2013). Los mapuche del sur de Chile y sus relaciones interculturales. In Durston, John (General Editor). Pueblos Originarios y sociedad nacional en Chile: La interculturalidad en las prácticas sociales (pp. 126-150). Santiago: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Durston, J. (2013). Introducción. In Durston, John (General Editor). Pueblos Originarios y sociedad nacional en Chile: La interculturalidad en las prácticas sociales (10-23). Santiago: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN). (2011). Pueblos Originarios. Disponible en [acceso: marzo 2016]: http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/layout/doc/casen/Pueblos_Indigenas_Casen_2011.pdf.

Gavilán, V. (2006). La Nación Mapuche – Puelmapu ka Gulumapu. Calgary: Waldo’s Printing & Design Ltd.

Hunt, S. y Benford, R. (2004). Collective Identity, Solidarity, and Commitment. In Snow, David; Soule, Sarah and Kriesi, Kanspeter (Eds.). The Blackwell Companion to Social Movements. Malden, MA: Blackwell Pub.

Imilan, W. (2009). Urban Ethnicity in Santiago de Chile, Mapuche Migration and Urban Space. PhD dissertation Technischen Universität Berlin, Berlin.

Imilan, W. y Álvarez, V. (2008). El pan mapuche. Un acercamiento a la migración mapuche en la ciudad de Santiago. Revista Austral de Ciencias Sociales 14. 23-49.

Ley Indígena (1993). Disponible en [acceso: 20/03/2016]: http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=30620.

Millaleo, A. (2006). Multiplicación y multiplicidad de las organizaciones mapuche urbanas en la Región Metropolitana. ¿Incremento en la participación mapuche o fragmentación organizacional? Tesis presentada a la Escuela de Sociología, Universidad Arcis.

Olzak, S. (2004). Ethnic and Nationalist Social Movements. In Snow, David; Soule, Sarah and Kriesi, Kanspeter (Eds.). The Blackwell Companion to Social Movements. Malden, MA: Blackwell Pub.

Thiers, J. (2013). Los Mapuche en Santiago: algunos antecedentes empíricos. In Durston, John (General Editor). Pueblos Originarios y sociedad nacional en Chile: La interculturalidad en las prácticas sociales (pp. 153-158). Santiago: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Thiers, J. (2014). Santiago Mapuche. La Dimensión Indígena del Espacio Urbano en Chile. XIII Coloquio Internacional de Geocrítica. El control del espacio y los espacios de control, Barcelona.

Valdés, M. (2003). Migración Mapuche y No Mapuche. Notas preliminares de investigación. Biblioteca Virtual Universal.

ÍNDICE

Presentación

Agradecimientos

Capítulo I – Arte, Música y Teatro

  1. Matices Grises: Pieza para Piano Solo
    Marcos Stuardo
  2. “Teatro Aplicado” y Convivencia Escolar
    Juan Francisco Palma
  3. Teatro Chileno y Política: de Macro y Micropolíticas hacia un “Giro Ciudadano”
    Camila González

Capítulo II – Ciudad y Políticas Públicas

  1. Agroindustria Chilena Sustentable: Un Largo Camino que Recién Comienza
    Ximena Schmidt
  2. Comportamiento Peatonal en Espacios de Circulación Tren-Andén
    Sebastián Seriani
  3. Determinantes de la distancia de viaje a la escuela en Santiago de Chile
    Christian Blanco
  4. Drogas Ilícitas: ¿Un Problema de Justicia Criminal o de Política Social?
    Gonzalo Mardones
  5. Riesgos y Desastres en Chile: Las Causas de Fondo de la Vulnerabilidad
    Vicente Sandoval
  6. Movilidad Social en Chile desde una mirada Multidimensional
    Marjorie Baquedano
  7. Vivienda Social como Ciudad: Elementos Ausentes en Chile
    José Manuel Ahumada

Capítulo III – Derecho

  1. Abusos en el Control de Empresas y Propuestas para Chile
    Manuel Ibáñez
  2. El Centro de Principales Intereses del Deudor en el Derecho Concursal Chileno
    Carlos Ellenberg

Capítulo IV – Educación

  1. Docentes y Evaluación: Una Aproximación a las Experiencias Docentes en Torno a la Evaluación en Dos Contextos Educacionales
    Paulina Rojas
  2. Hacia un giro en las reformas educativas para una calidad equitativa
    Pablo Torres y Rodrigo Torres

Capítulo V – Física

  1. La Físca de Partículas en Chile
    Giovanna Cottin

Capítulo VI – Identidad y Cultura

  1. Memoria Colectiva y Patrimonio a través del Lenguaje Rapa Nui
    Catalina Herrera
  2. Mapuche-Warriache e Identidad Étnica Organizacional: Una Mirada Teórica
    Dana Brablec

Capítulo VII – Psicologia y Salud Mental

  1. Cooperación Interdisciplinaria en el Estudio de los Desórdenes Psiquiátricos en Chile: Una Deuda Pendiente
    Pablo López-Silva
  2. Estrategias Colaborativas para subvertir el estigma de vivir con VIH/SIDA
    Angélica Cabezas
  3. Reflexiones sobre el Duelo y el Trauma en la Matriz Social Chilena
    Ignacia Moreno
  4. Salud mental e infancia en Chile: desde la oferta pública a la invisibilización de la infancia actual
    Sebastián Rojas

© 2019 - Ideas desde el Reino Unido

website by Alessandro de Oliveira

Log in with your credentials

Forgot your details?